Los Artistas Alemanes

Curiosidades de su mercado

Por Ignacio Gutiérrez Zaldívar

Alemania es uno de los países más poderosos del mundo. Con sus 82 millones de habitantes es la meta de muchos inmigrantes, cerca del 10% de su población lo es. Su cultura nos ha dado a Mozart, Kafka y Copérnico, entre otros, y muchos de sus artistas plásticos tienen una gran demanda en todo el mundo.

Amarillo, Rojo y Azul de Kandinsky.

El mejor ejemplo es Gerhard Richter (89), quien trabaja en Colonia y es uno de los tres artistas contemporáneos más cotizados. El año pasado se vendieron siete de sus obras entre 13 y 33 millones de dólares, curiosamente su mejor mercado es Nueva York, donde se vende la mitad de sus obras, y luego Hong Kong, donde se vende el 25% de las mismas. El volumen de sus ventas en subastas es de 250 millones anuales y sus precios han subido un 18% en un año, y un 700% en 20 años. Recién en 1961 se radica en Alemania Occidental, sus primeras obras son como fotografías y recién en 1980 comienza con la abstracción, utilizando el raspado con tablones sobre el lienzo. Es muy demandado, por ejemplo una obra vendida en1999 en 600 mil dólares alcanzó los 46 millones de dólares en el 2015.

La otra figura alemana del mercado es Sigmar Polke (1941-2010). Nacido en Polonia, vivió, estudió y trabajó en Alemania y el 63% de sus obras se venden allí, son cerca de un centenar por año. Curiosamente la más cara se vendió en Nueva York, en la venta-divorcio de Macklowe, era una obra realizada cuando contaba tan sólo 25 años y superó los 20 millones.

Sigmar Polke, ex colección Macklowe.

Lucian Freud (1922-2011), nacido en Berlín y nieto de Sigmund Freud, se exilia en Londres en 1933 tras la llegada de Hitler al poder, su padre era judío. Para muchos de nosotros es el más grande realista de los últimos tiempos. Son pocas las obras de su autoría que aparecen a la venta, el año pasado fueron tan sólo cuatro y una de ellas, un pequeño retrato de 41×31 cm que realizó a su colega David Hockney, se pagó más de 20 millones de dólares.

Pese a nacer en Moscú, a Wassily Kandinsky (1866-1944) lo consideran alemán. Es el padre de la abstracción y la mitad de sus obras se vende en Londres. Una de ellas logró 42 millones de dólares y el año pasado otra de sus obras, poco conocida ya que estuvo 60 años en una colección privada americana, fue vendida en 29 millones de dólares.

Amarillo, Rojo y Azul de Kandinsky.

Sin duda lo más conocido del arte alemán son la escuela Expresionistas y sus grandes artistas han sido Emil Nolde, Ernst Kirchner, Paul Klee, Max Ernst, Otto Dix y Max Liebermann. Entre los contemporáneos, además de Richter, se destaca Anselm Kiefer, quien trabaja en un pequeño pueblito de Francia.

Imágenes adjuntas en la nota.

Necesita Ayuda?
Permitir notificaciones OK No gracias