Celma Ricardo

Por Ignacio Gutiérrez Zaldívar

En sus obras, este joven artista logró imponer su sello personal. Mezcla de influencias, están presentes elementos del barroco, de la pintura flamenca, del realismo mágico y del hiperrealismo. “Intento transmitir un mensaje espiritual en la obra, que es un poco el reflejo de mi propia búsqueda, mis encuentros y dudas, trato de que suceda algo sacro y mágico en escenas ambiguas, y a veces cotidianas”, nos cuenta.

Ricardo Celma nació en Buenos Aires en 1975. Es el sexto de 7 hijos de un matrimonio de empleados públicos con una gran cultura y disfrute de las artes: música, pintura, literatura. Se crió en una casa del barrio de Almagro, en la calle Lezica. Justo al lado vivía un pintor, al que solía visitar junto a su padre: el maestro Antonio Berni. “Con los años tomé dimensión de esos encuentros y comprendí la fortuna que tuve de conocer a un grande siendo tan chico”, recuerda hoy.
Pintar y dibujar formó siempre parte de su vida y desde los 5 años tomó clases en los talleres de grandes artistas, como José Alberto Marchi, Claudio y Julio Barragán y Alejandro Boim, entre otros. Y a los 16 años realizó su primera exposición individual.

Al terminar el secundario ingresó a la Escuela Nacional de Bellas Artes Prilidiano Pueyrredón, donde obtuvo el título de profesor nacional de pintura, con excelentes calificaciones. Y unos años después, ya transformada esta escuela en el IUNA (Instituto Universitario Nacional de Arte), se recibió de Licenciado en Artes Visuales.
En sus viajes a Europa, recorrió ávidamente los museos, tomando contacto con los grandes maestros de la pintura de todos los tiempos y compartió tardes de charla y arte con su admirado pintor español Antonio López.

Continúa realizando muestras individuales y colectivas; y desde 2001 expone también en el exterior: Perú, México, Panamá y Holanda. Pero sin duda, su presentación en Colección Alvear de Zurbarán, en 2010, significó para él una de las metas más importantes como artista. Nos cuenta: “recuerdo ir a la galería a ver muchas exposiciones, con 15 años iba acompañado de mi padre a ver a Marchi o los tantos grandes maestros que siempre están allí y él me decía… ya vas a llegar. Hoy tengo la suerte de aún tenerlo junto a mí y seguramente lo voy a escuchar decirme… llegaste”.

Presentó allí obras en las que encontramos reminiscencias de Gustav Klimt y Alphonse Mucha, uno de los máximos exponentes del Art Nouveau.
En su casa – taller, que comparte con su esposa y sus hijos transcurre su vida cotidiana. Disfruta cuidar a sus peces, desayunar mirando el jardín y los pájaros, y vivir rodeado de arte: literatura, buena música y, por supuesto, pintar.

Le gusta trabajar con modelo vivo, aunque muchas veces usa fotografías: “tengo la enorme fortuna de estar casado con María Gracia, una talentosa fotógrafa que me hace extrañar un poco menos el modelo en vivo, además de ser mi musa constante y fuente de inspiración en muchas oportunidades…”, confiesa.

Sus imágenes surgen, misteriosas, como en un sueño, como una imagen revelada que debe nacer. Hace entonces algunos dibujos y bocetos que luego vuelca en la tela con óleos, y allí comienza otra historia: “siempre dejo que la obra me sorprenda, no me gusta saber cómo voy a terminar la obra al empezarla, dejo gran parte del proceso en blanco para que se llene de lo que voy viviendo mientras la hago…” Unida al misterio y la poesía que sabe imprimirle Ricardo, sus obras también logran sorprender al espectador.

Autorretrato post-contemporáneo, óleo sobre lienzo, 100x83cm, 2017.

Autorretrato post-contemporáneo, óleo sobre lienzo, 100x83cm, 2017.

Celcer Silvia

Nací en Argentina, en la Ciudad de Buenos Aires, en 1949, hija de inmigrantes polacos. Mis padres se dedicaron a trabajar. Al principio en el área textil, y luego mi papá se dedicó a la cría de vacunos. Recorríamos mucho a caballo juntos, y creo que tantas horas compartidas con él son el disparador de las obras. En mi adolescencia practiqué disciplinas ecuestres. Pero nada como esos largos paseos compartidos, de los que volvía destrozada por matungos caprichosos.

La vida parecía haberse acomodado rápidamente, pero fue con mucho esfuerzo que el presente y el futuro lograron acallar las angustias del pasado.

Las fantasías de «M’hijo el Doctor» eran reales para los inmigrantes, y la segunda generación tenía que complacer a la primera con un título. Y obtuve el título de médica muy joven. Ya recibida de Médico Psiquiatra decidí estudiar en Francia. Y allí, mientras me especializaba en la pulsión de muerte, comencé a recorrer museos, muestras, ateliers y aprovechar cuanta oportunidad tuviera para contemplar arte.

Pero no fue en ese contexto que se despertó mi vocación artística. Esas visitas me hacían sentir que el arte estaba más allá de la vida, más allá del placer, más allá del tiempo, pero no que yo pudiera crear.

La capacidad de crear me sorprendió en medio de una vida profesional con grandes logros académicos, pero donde no había lugar ni tiempo para jugar. Amasando arcilla, modelando cera, soldando metales, colando resinas pude encontrar una pasión. Había cumplido con la deuda de ser profesional.

Y así empezó el tiempo de zambullirme en ese mundo diferente, donde las técnicas valen tanto como las ideas, donde el producto final me define como persona o sujeto perteneciente a un contexto social, temporal y espacial determinado. Como alguien con una identidad particular.

Me di cuenta que yo quería que mis obras expresaran sensualidad. O quizá me di cuenta que mis obras expresaban sensualidad. Hay momentos en que las manos o la yema de las dedos corren y recorren superficies suaves y lisas cóncavas y convexas, con ondas y con continuidad. Y eso me da placer.

Admiro a todos los artistas. Pero la obra de Henri Moore, de Henri Laurens, de Picasso, de Braque y de Marino Marini me son particularmente queridas. Recurro con frecuencia a sus imágenes para la resolución de los problemas que se me presentan.

Tuve dos grandes maestros: Leo Vinci y Edgardo Madanes. A ambos les debo no haber intentado corregirme jamás. Solo estimularme y enseñarme a mirar.

Trabajo sin bocetos, sin modelos, sin horarios, a veces sin herramientas, solo con las manos o con herramientas que surgen de la necesidad y de la oportunidad circunstancial.

Cucharas, agujas, un peine, todo sirve. Tengo las herramientas adecuadas, pero están en el taller del Delta. Y si empiezo una obra en la cocina de mi casa?

El taller al borde del Río Luján es mi mundo secreto. Nadie entra. Nadie se atrevería. En el piso de arriba hay canarios sueltos. En el piso de abajo, entre herramientas, tornos, ceras, arcillas y hornos, estoy yo, también en libertad.

Vidal Francisco (1897 – 1980)

Nació en Córdoba el 21 de junio de 1897. A los 14 años ingresa a la Academia de Bellas Artes teniendo como maestros a Emilio Caraffa, Manuel Cardeñosa y Emiliano Gómez Clara. Egresa en el año 1916. En 1924 obtiene una beca que le permite viajar a Europa para perfeccionarse.
Ha obtenido un gran número de distinciones entre las que se destacan la Medalla de Oro de la Exposición Internacional de París en 1937 y el Gran Premio Adquisición del Salón Nacional de 1938, entre otros.
Su capacidad de representar los colores, las texturas, la luz, la composición, su profundo conocimiento del arte clásico incluyendo la preparación de los materiales, lo llevo desde su San Vicente en Córdoba a convertirse en uno de los artistas más importantes de su tiempo. Será Director de la Academia Provincial de Bellas Artes de Córdoba desde 1931 hasta 1950.
Francisco Vidal falleció en febrero de 1980.

Listado de Obras

Judith . óleo sobre hardboard . 40x50cm . 1958
La Lectora . óleo sobre cartón . 65x50cm . 1940
Serena . óleo sobre cartón . 30x24cm . 1952

Troiani Troiano (1885 – 1963)

Nació en Italia en 1885. Se radicó en Argentina en 1914.
Sa obra comprende figuras grandes y pequeñas, numerosos bajorrelieves, placas funerarias, medallas, retratos, y estatuas que adornan parques, instituciones, edificios públicos y necrópolis en la Argentina.
Es un escultor figurativo de formación no académica quien conjugó en sus obras tanto elementos clásicos como modernos por su modelado y su estilo depurado.
Fue premiado y distinguido reiteradas veces en la Argentina y en el extranjero.
Los faroles de la Plaza de los Dos Congresos en Buenos Aires (diseñados en 1929), Centauro, San Francisco, Arquero divino, instalada en La Plata, y Fernando III, que corona el frontón de la fachada de la iglesia colonial de San Fernando de Maldonado, son algunas de sus obras.
Fallece en el año 1963.

Listado de Obras

Niña con Globo . bronce . 33x18x10cm . 1940
Figura . bronce . 17x5x5cm . 1935

Rubió Nicolás (1928)

Nació en España en 1928. Pasó su juventud en Francia donde comenzó su carrera en el arte. En 1948 viaja a la Argentina donde se instala y se especializa en el Arte colonial y en especial la técnica del fileteado, realizando varias. Viaja por toda américa realizando obras con la temática de las regiones recorridas.

Listado de Obras

La Capilla de San Carlos . papirofla . 80x84cm . 1993
Los Relatos . óleo sobre lienzo . 70x70cm . 1983
La Llegada de Maple . óleo sobre hardboard . 57x73cm . 1985

Rodríguez Hugo (1929)

Nacido en Buenos Aires, el 26 de julio de 1929. Hijo de artistas de teatro, viaja desde la infancia y ha realizado estudios en Montevideo, Uruguay. En Buenos Aires participó en grupos literarios y musicales, estudió filosofía, antropología y medicina, carrera que interrumpe en cuarto año para dedicarse por completo a la escultura y el dibujo.

Listado de Obras

Torre . bronce . 48x6x6cm . 1990

Sigfredo Pastor (1912 – 1994)

Nació en Bragado, provincia de Buenos Aires en 1912. Pintor, dibujante y grabador, frecuentó talleres de reconocidos artistas como Spilimbergo y Riganelli. Su temática predilecta fue el tango y el universo de nuestra música popular. En su obra funde en este baile a las parejas de postura maleva y vibrante acción arrabalera.
Fallece en el año 1994.

Listado de Obras

Figura de Tango . acrílico sobre cartón . 50x40cm . 1985
Tango . serigrafía . 58x42cm . 1973
Carrito de Verdulero . acrílico sobre hardboard . 25x36cm . 1991

Methfessel Adolfo (1836 – 1909)

Nació en Suiza en 1836. Arquitecto y paisajista, llegó a Buenos Aires, vinculándose con un grupo de científicos alemanes convocados por Sarmiento para promover el desarrollo de las Ciencias Naturales y Exactas en la Argentina. En el Museo de La Plata, como naturalista viajero documentó, pintando, desde el lago Buenos Aires (Santa Cruz) hasta el norte argentino, pinturas que forman parte de las cincuenta y cuatro obras restauradas. El conocido pintor viajero realizó una serie de óleos y acuarelas relativas a la campaña del Paraguay, con planos y croquis de las batallas. También dejó en nuestro país una cantidad de acuarelas y litografías en las que releva paisajes y escenas típicas argentinas de gran valor histórico.

Listado de Obras

Paisaje Lacustre con Casas . óleo sobre cartón . 26x35cm . 1890

Cascioli Andrés (1936 – 2009)

Se inició en el diseño publicitario y el dibujo de historietas. Se destacó sobretodo como editor, destacándose principalmente por la revista Satiricón y Humor Registrado.

Listado de Obras

Maradona a la Botero . técnica mixta sobre papel . 46x33cm
Valderrama y Maradona . técnica mixta sobre papel . 34x29cm
John Lennon . técnica mixta sobre papel . 34x26cm

Burgoa Videla Miguel (1888 – 1955)

Nace en San Juan en 1888, siendo joven viaja a Europa donde cursa estudios en la Escuela de Bellas Artes de Madrid, además de la disciplina principal, pintura, hace cursos especiales de Anatomía, Historia del Arte, Geometría y Perspectiva, entre otros. A comienzos de los años 20, regresa a Buenos Aires y empieza a enviar obra al Salón Nacional en el que obtiene, en 1925, el Premio Estímulo. Pintaba todo el día, trabajando óleo, pastel y acuarela. En 1926 obtiene el Segundo Premio en el Salón de Acuarelistas. Luego la vida hizo que su salud mental y su economía se deterioraran y aunque continuaba mandando obra al Salón Nacional, termina sus días en una dependencia policial a la que había sido llevado por error, en 1955.

Listado de Obras

El Parque . óle sobre cartón . 26x32cm . 1940