Fernando Botero

La gran figura del arte iberoamericano.

Por Ignacio Gutiérrez Zaldívar

La semana pasada Christie’s realizó su remate de arte latinoamericano y recaudó 9 millones de dólares por la venta de 56 obras. De Botero eran 5 obras que se vendieron en 3,75 millones, con lo cual el 42% del remate es lo que representa el mercado de Botero.

Autorretrato en traje de Velázquez.
Autorretrato en traje de Velázquez.

Nacido en Medellín, Colombia, hace 88 años en un hogar muy humilde, quedó huérfano de padre con tan solo 4 años. Un tío lo anota cuando tiene 14 años en una escuela de toreros, pero más que revolear la capa, dibuja a los personajes de las corridas y ya a los 16 años le publican sus ilustraciones en un diario de Medellín, y cuando apenas cuenta 19 años realiza su primera exposición en Bogotá.

Con el dinero de un segundo premio en un concurso de pintura viaja a Europa y en Madrid. Se pasa un año copiado grandes maestros en el Museo del Prado, viaja también a París y en Florencia y se deslumbra con los Renacentista que marcarán definitivamente su personalidad.

Comienza a tener su estilo de grandes volúmenes cuando, en México, a los 24 años realiza una guitarra que parecía “inflada”. Él considera que sus personajes no son “gordos” sino que los califica de “volumétricos”.

Jugadores de Cartas, vendida en 2 millones de dólares.
Jugadores de Cartas, vendida en 2 millones de dólares.

Generoso ha donado cerca de 300 obras, tanto al Museo de Antioquia en Medellín, como al Banco de la República en Bogotá que ha creado el Museo Botero.

Sus monumentales esculturas de 3 metros de altura han sido expuestas en más de 50 ciudades en todo el mundo. En Buenos Aires tenemos un “Torso” en el Parque Thays.

Hace 40 años que está casado con la escultora griega Sophia Vari. Cinco de sus pinturas han superado los 2 millones de dólares y la última vendida ha sido “Jugadores de cartas”. Realizada en 1986, de 150×190 cm, duplicó su base. Representa un poker en un prostíbulo.

Durante años fue galería Marlborough su representante, pera ahora no tiene un marchand definido. Sus esculturas son muy valoradas y generalmente son fundidas en 6 copias en bronce y también 4 han superado los 2 millones de dólares.

Caballo con Silla, vendido en 600 mil dólares.
Caballo con Silla, vendido en 600 mil dólares.

Una de sus mejores pinturas está en el Museo MALBA, donde hay que reservar turno para concurrir en estos momentos de Pandemia.

Botero es personal y es fácil descubrirlo, lo que es un buen requisito para el éxito en el mercado. Ya se están vendiendo en buenos precios sus obras en China, con lo cual pensamos que su cotización, que ha sido estable en la última década, seguramente se valorizará en los próximos años.

Imágenes adjuntas en la nota.

Necesita Ayuda?