Léonie Matthis

Artista fabulosa y poco conocida

Por Ignacio Gutiérrez Zaldívar

La mujer ha sido el personaje de esta semana y en el Arte de los Argentinos hay una que se destaca por muchos motivos.

Léonie pintando en el norte argentino.
Léonie pintando en el norte argentino.

Vino de Francia para casarse con un pintor español que vivía en nuestro país. Su primer trabajo fue ingresar en la Academia de Arte de París y fue la primera fémina admitida como alumna en 1904.

Cuando contaba 29 años viaja a Buenos Aires y se casa con el artista Francisco Villar, que se dedicaba a los retratos.

En aquella época exponía óleos y al poco tiempo abandona dicha técnica y se convierte en una experta del uso de la “gouache”, que es una témpera espesa que se trabaja sobre papel.

Fue también madre prolífica, tuvo 9 hijos, ocho varones y una mujer. Vivía en Turdera, cerca de Temperley. Preparaba el desayuno, tomaba el tren para ir al centro, a su estudio en Maipu y Córdoba, y volvía a preparar el almuerzo.

En los veranos la gran familia viajaba al norte y en Jujuy y Salta, con un gigante sombrero, esta dama de pequeña estatura, pintaba la majestuosidad de la quebrada de Humahuaca.

Cuando cuenta 40 años se dedica, a instancias de su amigo el historiador jesuita Guillermo Furlong S.J., a reconstruir el pasado de nuestra querida Argentina, su patria de adopción. Muchos de nosotros hemos estudiado nuestra historia con libros que se ilustran con sus maravillosas obras.

Iglesia de la Compañía, Santa Fe, 1933.
Iglesia de la Compañía, Santa Fe, 1933.

Exponía con gran éxito en las galerías Witcomb y Müller en nuestro país, y también en Uruguay y en museos en España. Viaja y expone también en Bolivia y Perú.

Fallece el 31 de julio de 1952 a los 69 años, no había flores en su entierro, horas antes había fallecido Eva Duarte de Perón.

Hay una colección de 32 de sus obras en el lindísimo Museo Histórico Cornelio Saavedra en la Ciudad de Buenos Aires. En el año 1992, en el Museo Fernández Blanco, presentamos nuestro libro sobre ella y expusimos 250 obras.

El mayor coleccionista de sus obras ha sido el recordado y brillante Mario Hirsh.

Altar de Uquía, Jujuy, 1932.
Altar de Uquía, Jujuy, 1932.

Unas 7 obras aparecen en subasta cada año y sus valores fluctúan entre 4.000 y 13.000 dólares, todas son de similar calidad, el mayor valor se da en función del tema que representa.

Mujer y artista admirable, todo honor y gloria para ella.

Imágenes adjuntas en la nota.

Necesita Ayuda?