Mercado de Arte por Ignacio Gutiérrez Zaldívar

Ir al Inicio

Hoy en Exposición

Ir al Inicio

Exposición Anteriores

Información Prensa & News

Ver más artículos de Prensa

Videos 5 minutos con...

Ver más Videos

Proximamente en Exposición

Volver al Inicio

Nuestros Artistas

Preguntando sobre Arte

MARK ROTHKO (1903-1970) Ícono del Arte Norteamericano

Por Ignacio Gutiérrez Zaldívar

Nació y vivió sus primeros diez años en Letonia (1903-1913). De familia judía, recibieron hostilidades por parte de la población rusa, hizo la escuela normal sin ninguna particularidad con el dibujo y la pintura. Su padre parte con dos de sus hijos mayores a Estados Unidos y se radican en Portland, Oregón. Allí trabajan en la industria textil y luego de tres años logran traer a Mark, su hermana y su madre quienes habían quedado en Letonia. Al poco tiempo fallece su padre y la familia debe hacer cualquier tipo de tareas, Mark se convierte en buen “canillita” que distribuye el diario local, continúa sus estudios y logra entrar en la Universidad de YALE en 1921. Su idea era ser abogado o ingeniero, y luego de casi tres años la abandona y viaja a Nueva York donde se dedica a pintar especialmente retratos. Entra en una escuela de arte, porque era autodidacta, y tiene la gran suerte de tener a un genio como maestro y mentor, Arshile Gorky, uno de los más grandes artistas que trabajó en Manhattan y que desarrolló el surrealismo con personalidad y profundidad, son años brillantes en Estados Unidos, el presidente decía que la prosperidad estaba a la vuelta de la esquina, hasta que llega el 29 y la gran depresión, y una desocupación equivalente a la actual con la pandemia.

Mark consigue trabajar como profesor de pintura y lo hace en un instituto desde 1929 hasta 1952. Comienzan sus exposiciones, generalmente de acuarelas y grafitos, en la década del treinta en Oregón, donde era más fácil exponer, en dicha década en Nueva York exponían Cesáreo Bernaldo de Quirós y Benito Quinquela Martín.

La pintura de Rothko se podía encasillar en el surrealismo y además de su maestro, en el grupo de sus amigos y colegas, era la figura de Milton Avery, pintor figurativo, a quien todos admiraban. A partir de 1947 es que aparece en la pintura de Rothko la imagen que conocemos de telas con dos a cinco  colores, generalmente cuadrados y rectángulos de color y con bordes que van despareciendo en sus lienzos. Es uno de los artistas más demandados en el mundo actual y algunas de sus obras se han vendido privadamente en más de 100 millones de dólares. En subasta una lindísima, que era de David Rockefeller (parecía la bandera española), había sido comprada en 1960 en Knoedler Gallery en 5 mil dólares y hace una década un marchand sudamericano le comentó que creía que valía 15 millones de dólares, al coleccionista le pareció un disparate y consultó a las casas de remate que confirmaron la tasación, la manda a subasta y se vende en 82 millones y el comprador fue la Jequesa de Qatar (Rockefeller donó todo el dinero que le liquidaron por ella, cerca de 70 millones).

La obra fundamental del artista le llevó 3 años y son 14 telas negras que se encuentran en la pequeña capilla que la familia Menil hizo construir en Houston, la misma se inauguró en 1971, al año siguiente de la muerte de Rothko, no tiene religión establecida, no está consagrada y es para todas ellas, se justifica conocer Houston por esta capilla y por el estupendo museo que la familia Menil ha realizado.

Sus pinturas son muy herméticas, espero con estas líneas ayudarlos a disfrutar un poco más de ellas.