Ernesto Bertani

Incansable Creador

Por Ignacio Gutiérrez Zaldívar

El Arte de los Argentinos ha perdido a una de sus grandes figuras el pasado domingo 4 de abril. A los 72 años, Ernesto trabajaba en su obra los siete días de la semana, no le gustaba viajar y cortar su tarea.

Manejaba el aerógrafo como nadie y lograba efectos sorprendentes. Sus comienzos fueron como dibujante y se ganaba la vida haciendo muñecos para niños, tenía éxito pero su pyme colapsó con el “Rodrigazo”. Esto permitió que se dedicara tiempo completo al arte, a veces no alcanzaba el dinero para comprar lienzos y como en la misma cuadra había un sastre que les regalaba los retazos de los casimires, un día empezó a pintar sobre un recorte de un “Príncipe de Gales”, y allí comenzó un estilo único y personal que siempre fue un sello distintivo de su obra.

Durante la década del 80, en el Salón Nacional de Pintura y también en el de Dibujo, eran sus obras mis preferidas.

Un día estaba almorzando en un restaurante de pastas, en septiembre de 1990, y había una obra de él colgada. Quiso el destino que en el dorso estuvieran sus datos y lo llamé ese mismo día.

Bicifin, 2019.
Bicifin, 2019.

Fui al taller que compartía con otros artistas y lo conocí, me encanto su obra y le compré 5 de ellas para poder testear con la clientela de Zurbarán si les gustarían tanto como a mi. Vendía sus obras entre 300 y 500 dólares y generalmente eran 5 o 6 al año las que vendía y eran sus alumnos o familiares quienes las compraban.

Escondidas, como en penitencia, tenía una serie de pinturas sobre la bandera Argentina que me encantaron y que eran muy diferentes al resto de su obra. Una de ellas hace 30 años que la disfrutamos en casa y Bertani siempre “controlaba” que no fuera descolgada…, siempre decía que esa pared era suya.

Desde esa primera exposición en 1991, debemos haber presentado más de 60 exposiciones de sus obras y siempre con un éxito rotundo. Sólo me dejaba ir a su casa-taller una vez al año durante el mes de julio, para seleccionar las 30 obras que mostraríamos en su exposición anual de septiembre, decía que era mejor no condicionarlo con mis opiniones.

Todos los años nos sorprendía con nuevas imágenes pero nunca perdía su identidad. Siempre he sostenido que su capacidad creativa era superlativa.

Patriotismo, 2001
Patriotismo, 2001

Generoso y amigo, todos los fines de año dejaba a cada persona de la galería una obra especial de regalo.

Admirado por sus colegas y por los amantes del arte, todos lo vamos a extrañar. Para él todo honor y agradecimiento.

Ventas por 50 Millones de dólares

En el año de la pandemia

Por Ignacio Gutiérrez Zaldívar

En Suiza hacen un estimado del volumen de ventas del mercado de arte y generalmente son números “conservadores”, porque no siempre es posible conocer las ventas privadas o los canjes y otras operaciones que se realizan en un mercado con tantos operadores: con 4 mil casas de subasta y 300 mil galerías en cinco continentes.

Se estima que se ha vendido un 22% menos que el año 2019 (en mi opinión considero que el porcentaje debe ser mayor). Impresionantes son los números de las ventas en línea, se han duplicado y ya representan 12,4 mil millones, casi el 25% del mercado, frente al 9% que era lo usual en el mercado electrónico.

Christie’s.

Pese a la pandemia, las ventas son un 20% mayores que las registradas en el 2009, cuando la crisis de entidades financieras en Estados Unidos. Los norteamericanos representan el 40% del mercado y tanto el Reino Unido como China son cada uno el 20% del mercado. En mi opinión, el presente y el futuro es China, sin duda alguna. En ventas en subastas viene la primera gran sorpresa: China lidera y luego viene USA.

El 60% del volumen de ventas es de las galerías de arte (29 mil millones de dólares) y las ventas privadas de las casas de remate han aumentado hasta 3,2 mil millones, en clara competencia con las galerías.

Sotheby’s.

Ha bajado la edad de los compradores, entrevistaron a 2569 y el 30% de ellos había invertido más de un millón de dólares, promedio 228 mil dólares (una locura para nosotros los argentinos).

El mercado de las ferias de arte, también sufrió mucho. En el 2019 habían 365, como una por día, y el 60% se anuló y las otras fueron poco visitadas.

En Buenos Aires comenzaron las subastas y se nota la falta de oferta de calidad, las bases son muy bajas y cuesta vender ante la situación económica difícil y la alta inflación. Arroyo continúa con su política de vender con dólar oficial de 96 pesos, que es un gran atractivo para los compradores. Naón vende con ofertas bajo sobre con dólar real o blue, lo mismo Martín Saráchaga-Cubo que lo hace on-line.

Los museos comienzan a abrirse y las galerías de arte tímidamente inauguran exposiciones, algo fundamental para los artistas que en general hace casi dos años que no pueden mostrar sus creaciones. Siempre recuerdo que vivimos en un querido mundo con Artistas de primer nivel y precios del tercer mundo.

La feria Art Basel Miami antes de la pandemia.

Todo aquello que compremos en este año, estoy convencido que se valorizará con creces. Argentinos a las cosas.

Vicente Forte

La humilde sabiduría en el Arte de los Argentinos

Por Ignacio Gutiérrez Zaldívar

Nacido en 1912, estudia Bellas Artes y se recibe de Profesor en 1935. Lo había llevado a estudiar a la Academia, el marinista Justo Lynch, quien lo descubrió pintando en el Riachuelo.

Vicente Forte
Vicente Forte

En 1939 integra el Grupo Orión que fue el más importante movimiento surrealista de nuestro país.

Conoce Europa y se deslumbra con Tiziano, Veronés y Piero della Francesca.

A partir de la década del 50 se convierte en uno de los artista más populares de nuestro país. Obtiene numerosos premios y era de los artistas con mayor éxito comercial del país y junto con Soldi, las dos grandes figuras de Galería Rubbers.

Era un hombre cálido, simpático, curioso y entrador. Fue el primer pintor que aparecía en la televisión y generalmente no hablaba de pintura sino de variedad de cosas y hasta cocinaba en la misma, fue un precursor del hoy exitoso MasterChef.

Instrumento con Fruta, 1967.
Instrumento con Fruta, 1967.

Tenía su taller en la calle Laprida y a tres cuadras su hogar, el cual compartía con Dora, su esposa, y Miguel Ángel, su único hijo.

Cuando llegaba a la mañana le prendía un vela a Ceferino Namuncurá, para que lo inspirara y trabajaba en una amplia tabla de arquitecto, uno de sus artistas preferidos era el inglés Ben Nicholson.

“La pintura es para mi una especie de liberación, la pintura siempre me salvó, me salvó de la miseria, de la tristeza, del aburrimiento, me dio la capacidad para seguir viviendo…”

Sus obras son inconfundibles, creó un estilo personal y no se parece a nadie, sus barcas ya las pintaba en la década del 50 cuando trabajó en el taller de Pettoruti, también sus guitarras y sus composiciones con objetos, al estilo de “still life”, son sus temas más conocidos. También realizó una serie de obras de gran formato con pájaros semi-abstractos que fue muy elogiada.

Fallece en Buenos Aires en 1980 y dos décadas después lo honré con una monografía sobre su obra y persona.

El Viejo Instrumento, 1969.
El Viejo Instrumento, 1969.

Algunas de sus obras se han pagado 36 mil dólares y las más importantes entre 15 y 28 mil dólares. Aparecen en el mercado de subasta unas 40 obras cada año y sus valores son muy bajos y creo son una buenísima compra, promedian unos 2000 dólares los óleos y unos 1000 dólares las témperas.

El color y la alegría estallan en sus pinturas.

Juan Carlos Castagnino

Apasionado por la realidad

Nació en Mar del Plata en 1908. Su padre era herrero y tenía su taller en Camet, hasta el día de hoy se puede visitar el mismo y ver el porqué los caballos son una constante en la obra de Castagnino.

Chacras de Coria, Tupungato.
Chacras de Coria, Tupungato.

Comienza a estudiar arquitectura a los 20 años y recibe el título años después, pero su pasión era el dibujo y estudia en la Escuela Superior de Bellas Artes de la Nación Ernesto de la Cárcova y también concurre al taller de Lino Enea Spilimbergo.

En 1933 trabaja junto a Antonio Berni, Enrique Lázaro y David Alfaro Siqueiros en un mural para la casa del dueño del diario Crítica, Natalio Botana. El mismo luego de ser desmontado, se puede apreciar en el Museo de la Casa Rosada. El trabajo como muralista de Castagnino puede disfrutarse en muchas obras que realizó como la que está en las Galerías Pacífico u otras en Avellaneda y Flores.

Con 30 años viaja a Europa y estudia un tiempo en el taller de André Lothe. De vuelta en el país instala su taller y casa en Villa Insuperable, sobre la Av. General Paz. Tuvo numerosos discípulos entre los que se destacaba Jesús Marcos.

Caballos en Camet.
Caballos en Camet.

Afiliado desde joven al Partido Comunista, su obra tiene un fuerte contenido social. Dibujante de excepción a partir de su ilustración del Martín Fierro de José Hernández para EUDEBA, fue conocido ampliamente, posiblemente debe ser la obra editorial argentina de mayor tirada y enorme cantidad de ediciones.

Fueron su mujer Nina y su hijo Álvaro, sus permanentes apoyos. Su hijo fue galerista de arte y organizador de subastas en una lindísima casa que tenían en el barrio de San Telmo y gran difusor de la obra de su padre, quien falleció en 1972.

Quizás lo más emblemático de su producción sean las maternidades, realizadas tanto en óleo, como acrílico, pastel y tinta.

Cimarrones en el Pajonal.
Cimarrones en el Pajonal.

Reflejó de manera ágil la realidad que vivía con rapidez y sentimiento. Es uno de los artistas argentinos más demandados del mercado y cerca de 70 obras se subastan todos los años. Alguna llegó a venderse en 82.000 dólares y sus valores promedio están en el orden de los 5.000 dólares actualmente.

El interior profundo y los arrabales del conurbano bonaerense están reflejados con maestría en su obra.

Sotherby´s Festeja

Ventas por 400 Millones

Por Ignacio Gutiérrez Zaldívar

La subasta de la semana pasada fue vista por un millón de personas a través de internet. Las ofertas llegaban desde Hong Kong, Londres y Nueva York, con unos 30 funcionarios recibiéndolas.

Mesa de comedor de Carlo Mollino.

Lo recaudado fue lo esperado y solamente se lamentó el retiro de dos obras por parte del Museo de Baltimore, que deberá indemnizar a la empresa y fue presionado a no venderlas por dos donantes que han prometido 50 millones y que manifestaron que retirarían su regalo. No sabemos si la gigante serigrafía de la “Última Cena” de Andy Warhol, que está en venta privada por el Museo en 40 millones, será sacada de la venta.

Ronald Perelman, de la empresa Revlon, está vendiendo su colección y se informó que su escultura mayor de Giacometti se vendió en forma privada, su base era 90 millones, pero no informaron el precio final de venta. Otra más pequeña, con una base de 12 millones, se vendió antes de la subasta y la que se vendió en subasta, también de su propiedad, alcanzó los 26 millones. Una similar de las 6 copias que hay se vendió hace 15 años en 8 millones, con lo cual la venta ha sido muy buena.

«Los Amantes» de Fernando Botero.

Un gran móvil colorado de Alexander Calder se vendió a Asia, que es el mercado demandante, en 8 millones. Un lindísimo Frank Stella de colores grises también llegó a los 8 millones y los dos Dubuffet y el Monet del Museo de Brooklyn recaudaron más de 10 millones para la institución que dice comprará obra de artista contemporáneos de color y femeninas para su colección. Gran sorpresa fue la venta de una mesa de 2,5 metros, también del museo, en más de 6 millones. El Gobierno de Italia, luego de la segunda guerra, quiso mostrar en Estados Unidos la creatividad de sus artistas y organizó 11 muestras en museos americanos y la primera exposición fue en el Museo de Brooklyn, y luego les regaló esta mesa diseñada por Carlo Mollino (1905-1973), un arquitecto famoso por sus diseños en madera, sin duda que el precio logrado triplicó las mejores expectativas.

Dos obras de Basquiat se vendieron en 7 y 8 millones y como Sotheby’s no hace más los remates de Arte Latinoamericano, incluyó un Botero que se vendió en 1,1millones y un Jesús Soto en 830 mil dólares. Luego siguió la venta con Arte Moderno e Impresionista con una gran venta de un Florero de Van Gogh pequeño en 16 millones, un Magritte en 14 millones y un lindísimo Mary Cassatt en 4,4 millones.

Remate en Sotheby’s Nueva York.

Tiempos difíciles ya que el 50% de los lotes tenían garantizada la venta por la casa de subastas y además 23 de los lotes sufrieron bajas en sus bases ante el temor de no venta. Finalmente festejaron con sólo una venta sin éxito de un Rothko por el que pedían 25 millones.

Se venden obras de museos

Polémica sobre ello.

Por Ignacio Gutiérrez Zaldívar

"Retrato de Sir David Webster", Hockney.
«Retrato de Sir David Webster», Hockney.

No parece bueno que los museos e instituciones estén vendiendo parte de su patrimonio para pagar gastos o para comprar obras que le interesen más a su director. Los donantes no ven con buenos ojos que aquello que dieron a la comunidad, ahora vaya a manos privadas a cambio de billetes verdes. Es cierto que solamente se expone un 10%, aproximadamente, de lo que es la colección de un museo, pero también la mayoría de esas obras han sido donadas por particulares.

A veces han sido buenas decisiones, como cuando el MOMA de Nueva York vendió en 18 mil dólares un Degas y con dicho dinero compró “Las Señoritas de Avignon” de Picasso.

La semana pasada se vendió arte antiguo del museo de Brooklyn, en cerca de 12 millones de dólares, y con dicho dinero comprarán nuevas obras. La Royal Opera House compró en 1971 un retrato que David Hockney (83) realizó de su director Sir David Webster y ahora lo manda a vender esta noche en Londres con una base de 15 millones de dólares. Creo que se venderá en mayor precio, ya que lo considero uno de los mejores ejemplos de un retrato, el artista inglés es el más importante artista contemporáneo, en mi opinión.

Tres Alfa Romeo en Sotheby’s.
Tres Alfa Romeo en Sotheby’s.

La semana próxima, en Nueva York, Sotheby’s también venderá obra de Museos, como dos Dubuffet en más de 2 millones y también un paisaje de Claude Monet del Museo de Brooklyn. También obras del Museo de Baltimore como un Bruce Manden (82) por el que se piden 10 millones de dólares y un Clyfford Still, donado por el artista, que se venderá en más de 12 millones. Del Museo de Palm Springs se ofrecerá una típica pintura de Helen Frankenthaler (1928-2011) en 3 millones.

También tienen los museos obras consignadas para ventas privadas como un Andy Warhol de “la última cena” que el Museo de Baltimore consignó a Sotheby’s en 40 millones. Y para enero tienen un lindo Monet del  MOMA que se venderá en más de 12 millones.

Muy insólito es el remate de arte contemporáneo de Sotheby’s que incluye tres modelos de autos Alfa Romero, creados entre 1953 y 1955, por los cuales se piden 15 millones de dólares. Y luego de la venta de la noche seguirán con impresionistas como un “Florero” de Vicente Van Gogh, de 41×33 cm, por el cual se aspiran recaudar 15 millones, también esperan más de 10 millones por un Giorgio De Chirico de 1913.

"Flores en un Vaso", Van Gogh.
«Flores en un Vaso», Van Gogh.

Ante la falta de obras importantes en venta, las casas de subasta están seduciendo a los funcionarios de los Museos.